Qué cambia cuando tienes hijos

pie bebe

Nada más ser madre leí una entrevista a Quique Peinado en la que decía que esto de ser padre es complicado de explicar para quien no tiene hijos porque “no es lo que te cambia la vida, sino lo que cambias tú”. Creo que ahora lo entiendo.

Por supuesto, tener a El Pequeño T lo ha removido (casi) todo y mi vida está patas arriba (con decir que este post, que apenas tiene tres párrafos, ha tardado en escribirse más de una semana…), pero algunos de los cambios que me está costando más afrontar son los que estoy experimentando yo. No hablo de los cambios que suponen la privación de sueño o estar con la teta fuera cada 2h (que no son fáciles, en absoluto). Me refiero a gestionar el amor, la preocupación 24/7, el sentimiento de culpa casi continuo, las ganas de ser mejor persona y querer hacer algo realmente significativo con mi tiempo.

Amor se deletrea t-i-e-m-p-o

Precisamente cómo invierto mi tiempo de ahora en adelante es lo que me está costando más quebraderos de cabeza últimamente. ¿El motivo? La frasecita que encabeza este párrafo. Me la he encontrado varias veces en foros y grupos sobre maternidad y pedagogía, y la tengo bien presente. Ahora bien, si no voy a poder pasar todo mi tiempo con El Pequeño T (y, si tuviera que hacerlo, me pegaría un tiro, honestamente), quiero que ese otro tiempo sea realmente valioso y aprovecharlo al máximo. Nada de dejar el reloj correr por pura inercia esperando a que llegue el fin de semana para que luego aparezca la depresión del domingo por la tarde y empecemos otra vez. Nada de posponer innecesariamente las cosas que siempre digo que algún día me atreveré a hacer. Que el tiempo que no pase queriendo y demostrando querer a mi familia y amigos merezca realmente la pena. Y en eso estamos…

 

3 thoughts on “Qué cambia cuando tienes hijos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *