Mi barrio parece un pueblo

A veces, mi barrio parece un pueblo. Edificios bajos, hileras de casas con jardín, pequeños comercios, tenderos que se saben tu nombre, silencio por las noches y algo parecido al olor a leña algunas tardes de invierno. Pero mi barrio está en pleno Madrid y Madrid nunca será un pueblo (más quisiera yo).

Por eso me gusta mi barrio y pasear por él. Y un día hacer el mismo camino de siempre pero por la acera de enfrente, levantar la vista y darme cuenta de que ese edificio que he visto mil veces es mil veces más bonito de lo que yo pensaba.Y hacer una foto con el móvil (que una no va por la vida con la Reflex metida en el bolso) para que un día, cuando mi barrio ya no sea mi barrio y viva lejos de aquí, la mire y recuerde aquel lugar que parecía un pueblo y me hacía feliz.

casa barrio Guindalera Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *