El drama del flequillo

Llega un momento en la vida de toda mujer en el que se pregunta “¿y si me corto flequillo?”. Drama. En esas estoy yo, que tener tanto tiempo libre se está convirtiendo en un riesgo de nivel 10 para mi salud capilar.

Siempre he llevado flequillo hasta hace unos tres años cuando, finalmente, los astros se alinearon, saqué toda la fuerza de voluntad que nunca había tenido, me armé con un ejército de horquillas y paciencia y… ¡me lo quité! Recuerdo haberlo intentando mil veces y haber fracasado mil una, haberlo recortado, haberme arrepentido al segundo y vuelta a empezar. Porque el ciclo del flequillo es algo perverso y todas lo sabemos. Y, sin embargo, aquí estamos otra vez: con el drama del flequillo sí o el flequillo no. En este caso el drama viene con agravante porque estoy hasta pensando en añadir algunas mechas al conjunto, pero no ése no es el tema.

El tema es mirar una foto de Charlotte Gainsboroug y pensar “yo quiero eso” aunque, evidentemente, no seas Charlotte Gainsboroug (1). Ni Alexa Chung (2), ni Freja Beha (3) ni, por supuesto, Sienna Miller (4) y su maravilloso flequillo abierto.

flequillos

Porque, vamos a ver: ¿Cómo se consigue un flequillo abierto en el mundo real? ¿Es posible tener uno sin embadurnarte de potingues fijadores? ¿Es factible cortarse un flequillo largo y no perder el 50% de visión a las dos semanas? ¿Es el flequillo largo compatible con, pongamos por caso, algo tan común como llevar gafas? ¿Es una idea mínimamente inteligente si una tiene piel grasa y no se quiere pasar la vida evitando un flequillo potencialmente grasiento? ¿Es el flequillo un error que se pueda permitir la persona más impaciente del mundo?

Drama y más drama.

6 thoughts on “El drama del flequillo

  1. ¡jajajaja!

    El ciclo del flequillo daría, ya no para un post, sino para todo un blog especializado en el tema. Ahora mismo llevo todo el pelo del mismo largo, pero he tenido flequillo durante períodos intermitentes en los últimos años. Para mí el pro principal es que si llevas el flequillo con gracia, puedes llevar el resto del pelo suelto como una leona o recogido en un moño de estudiar, que estás mona igualmente. Los contras son varios: se ensucia rápido, crece a la velocidad del rayo y, paradójicamente, cuando quieres deshacerte de él tienes que ingeniártelas para recogértelo con dignidad porque parece que de repente no crece.

    De todas formas, creo que nunca me he arrepentido de haberme cortado flequillo porque, como me gusta larguito (justo sobre las pestañas), dejarlo crecer no es un drama tan tremendo. Además, el pelo me lo corto yo, así que me evito tener que ir a la peluquería cada dos por tres a que me lo retoquen.

    1. Muchas gracias por comentar, me hace mucha ilusión :). Resulta que al final me eché para atrás (¡buuuuu!) y cuando fui a la peluquería me limité al típico corte de puntas (punto extra para la peluquera, que de verdad me corto las puntas). Le sigo dando vueltas de todas formas… ¡quién sabe!

  2. Oh, comprendo perfectamente tu drama y me siento súper identificada. Después de prácticamente toda la vida con flequillo cortito, hace un par de años decidí dejarlo y crecer y, horror, después de una época insufrible de peinados raritos, acabé dándome cuenta de que no me siento bien sin flequillo.

    Mi gran problema ahora es que el pelo me crece a un ritmo antinatural, así que me lo tengo que recortar cada dos semanas y, claro, acabo cayendo en el auto-recorte, con el peligro que eso conlleva…

    1. ¡A mí me encantaría que me creciera tan rápido! Claro que con flequillo es una lata…. De momento he conseguido resistirme a volver a caer, pero todo se andará y os lo contaré por aquí.

      Muchas gracias por comentar señora Canela 🙂

  3. Que gracia de post!!!!

    Mira yo llevo flequillo desde que tengo 10 años y ahora tengo 22… Tengo que decir, que pese a que es una reverenda mi**** con la lluvia, humedad, al día siguiente y con la electricidad estática que me lo deja aún peor, pues me gusta, porque.. Son problemas que pasan muy de vez en cuando, el pelo me lo tengo que lavar cada día.. Pero bueno..

    Ahora estoy intentando tenerlo como has puesto arriba. Separado en el medio hahahaha lo tengo así desde antes de ayer, y ayer cuando me vi en el espejo al llegar a casa, parecía que no me lo había lavado desde hacía meses HAHAHA horror… Solo espero que se encuentre alguna manera de no parecer marranas cuando tenemos el pelo sucio, o algún champú milagroso yo que se hahahz..

    Siempre me lo corto yo pero estoy hastiada a cortarlo cada mes, de ahí que ahora lo tenga separado xD ya veré que hago…
    Bueno mucha suerte con la página !!! ^^

    1. ¡Muchas gracias, Anais! 🙂

      Al final no me animé a cortarme el flequillo (miedosa que es una) y ahora estoy en un momento en el que he decidido no dejarme llevar por los arrebatos y no tocarme el pelo hasta que pase mi boda. Eso sí, ya me estoy viendo: en cuando pase el ‘sí, quiero’ ya le estoy dando vueltas a la cabeza otra vez. Y es que, como tú dices, pese a todos los engorros que supone, el flequillo puede ser tan bonito… 😛

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *