Cada cosa a su tiempo

“Cada cosa a su tiempo”. Es lo que me decía mi madre de pequeña cuando yo quería algo y lo quería para ya, ya y ya. La verdad es que siempre he sido muy impaciente y ese es uno de mis mayores defectos. Con los años, me da miedo que lo que antes era mera impaciencia se pueda convertir en una forma de no disfrutar el presente, siempre con ganas de que lo que sea que esté por venir llegue ya, ya y ya. Miedo a olvidar lo que me pasa, lo que tengo y lo que me dan el aquí y el ahora.

paso del tiempo reloj

¿Crecemos demasiado deprisa?
¿Qué es “deprisa” de todas formas?
¿Existe una edad o un momento correctos para querer lo que queremos?
¿Hay de verdad un tiempo para cada cosa?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *